lunes, 9 de mayo de 2011

Un grito de esperanza hacia una nueva vida

Quiero pedir disculpas a mis lectores por la dejadez de mi blog, pero ha sido motivos personales los que me han llevado a este fin. Siempre he hablado de situaciones cotidianas, de temas divulgativos pero nunca sobre mi persona.

He titulado esta entrada “Un grito de esperanza hacia una nueva vida” como respuesta a esos momentos difíciles con las que te tropiezas de las cuales cualquier persona puede ser partícipe y que nunca nos hemos planteado que pudiera ocurrir, siempre pensamos en el prójimo y no en el que a ti también te puede pasar.

El día 3 de noviembre del 2010 me encontraron un desprendimiento de retina en el ojo derecho, de casualidad. Diez meses atrás me quejaba de puntos negros que se desvanecían. Conviví con ellos todo este tiempo pues en aquella revisión me diagnosticaron “moscas volantes”, que no tenía curación y que era típico de los “miopes”.

Los desprendimientos de retina si está en la periferia de ojo no tienen porque notarse en la visión, puedes estar mucho tiempo con ello y no notarlo hasta que empeore y afecte al campo visual. Solo se puede ver si te dilatan el ojo para verte el fondo del ojo, y desgraciadamente esta prueba no te la suele hacer en las revisiones oftalmológicas. Yo tenía cuatro y pico en el ojo derecho y cinco en el izquierdo. Todo el mundo debería hacerse esta prueba una vez al año. Ya que un desprendimiento de retina no detectado a tiempo puede derivar a una pérdida de visión irreversible en el ojo.

En mi caso, hacía revisiones periódicas al año pero nunca me hicieron esa prueba desde que fui miope desde mi adolescencia. No soy miope de nacimiento, comencé a serlo en la universidad. Siempre pensé que las revisiones me las hacían correctamente hasta que me ocurrió esto.

Los desprendimientos de retina se pueden producir por un golpe brusco, como un accidente de coche pero en el caso de los miopes, como yo, no tiene porque ser un golpe, simplemente puede ser por tener la retina muy fina o por nacer prematuros o un componente genético. Eso tampoco lo sabía hasta que me encontré con el problema, ningún oftalmólogo me avisó, fue quien me operó el que me lo explicó.

El día 9 de noviembre de 2010 me derivan para otro hospital y ahí me detectan tres agujeros dantescos en mi ojo derecho y en el izquierdo dos pequeños, y eso que había pasado la revisión en ese ojo.

El desprendimiento de retina ya llevaba tiempo en el ojo y me tuvieron que hacer una vitrectomía con láser en el ojo derecho. Se trata de una operación dentro del ojo donde te pegan la retina de nuevo al ojo con láser y te introducen una burbuja de gas en el ojo para que presione sobre la retina desprendida y se vuelve a adherir al ojo. Nunca olvidaré ese día, 16 de noviembre de 2010, la operación duró tres horas, fue de tal envergadura que hubo que reconstruir el ojo entero. Salí con el ojo vendado.

Nada más despertarme me mandaron a casa con la cabeza mirando al frente posición que tenía que mantener durante el día y por la noche no dormir sobre el ojo operado. Dormía sobre el lado izquierdo. Durante cuatro semanas tendría que hacer las tareas cotidianas como comer, ducharme, dormir de esta manera y guardar reposo absoluto. Sorprendentemente, a todo se acostumbra el ser humano y a las posturas también, momentos muy duros, superación de uno mismo y adaptación de tu nueva situación. Pues mientras tenía el ojo derecho operado, el otro ojo con cinco dioptrías y sin poder corregir con lentes ni gafas estaba mi campo visual bastante limitado.

Los dos primeros días después de la operación tenía el ojo vendado y luego en casa lo llevaba sin venda. No veía nada, sentía el ojo como si fuera un globo de agua y ese líquido se movía, tenía destellos, dolores de cabeza y comencé a sufrir vértigo, nunca había padecido ese mal. En cuanto al ojo, al principio toda la parte blanca la tenia roja pero eso va mejorando y la inflamación también baja bastante gracias a los colirios. Eso sí, mucha paciencia, yo tenía que estar desde las ocho de la mañana hasta las doce de la noche echando al ojo cada cuatro horas gotas de diferentes colirios, luego se va ampliando el espacio de tiempo hasta dejar de usarlas.

A partir de la cuarta semana, ese globo de agua es como una pequeña burbuja que va poco a poco disipándose y quedando en otras pequeñas burbujas, ya que el gas es absorbido por el ojo de forma natural hasta su desaparición. Los dolores y destellos van desapareciendo, el vértigo tardó unos meses en desaparecer. Conseguí quitármelo gracias a caminar y caminar, pero fue un proceso de rehabilitación, como aprender a andar por primer vez. Mantenerme en pie, paseos cortos, luego largos y más tarde, subir y bajar escaleras y acostumbrarme a todas las posturas. Gracias a eso, evité tomar fármacos. Fue el día a día y la lucha por la superación de uno mismo.

Por primera vez en mi vida, sentí lo que era “ser discapacitado”, acabar toda la vida ciega o seguir a rajatabla todas las indicaciones del profesional.

Con la vitrectomía con láser en un alto porcentaje de casos se forma catarata, por la burbuja de gas que se introduce en el ojo quedando la lente del cristalino empañado. Hubo que hacer una segunda intervención, el 31 de marzo, para quitar la catarata y meterme una lente intraocular pues la del ojo estaba inservible. No se pudo hacer hasta la completa recuperación y cicatrización de la retina ocular.

Fue más rápido y menos doloroso, tan solo tienes pequeñas molestias y empiezas a ver poco a poco. También tienes que respetar las posturas, dormir del lado izquierdo y boca arriba, nunca sobre el ojo operado pero puedes mover la cabeza sin hacer movimientos bruscos y sobretodo, nada de levantar pesos de ninguna clase.

Actualmente, estoy recuperándome de esta operación y por lo menos, ahora puedo poner lentilla en el otro ojo. No os podeís imaginar lo feliz que me sentí en ese momento cuando después de seis meses en la oscuridad por primera vez pude ver la calle. Del otro ojo me lo corrigieron por láser los dos pequeños desprendimientos de retina, es cuestión de unos minutos y no tiene ninguna sintomatología.

Todavía me queda por levantar cabeza, ya os seguiré contando si mis ojos me lo permiten. De lo único que os puedo decir que “VEO” la vida desde otra “OPTICA”. Pasé muchos nervios e incertidumbre, muchas horas pensando y pensando y me decía a mi misma “Toda la vida intentando planificar tu vida”, “Tantos títulos colgados en la pared”…”Que sí el trabajo…” Que si los estudios..” Que si… esto…que si esto otro”… y en un plis te cambia todo, y aquellas cosas que te parecía tan importantes pasan a un segundo plano. De lo único que lo siento es de todas aquellas personas que no son capaces de ver más allá de sus narices, de que los problemas son los de otros y no lo suyos, de que piensen que a mi “eso” nunca me va a pasar y de que no sepan lo que es estar y sentirte en esta situación en la que yo me he encontrado y en la que me encuentro.

“Mi homenaje a todos los discapacitados del mundo porque ellos sí que valen, por su afán de superación”.

3 comentarios:

Costante dijo...

Por lo que sé, nunca nos dan una tarea superior a la que nuestros hombros pueden soportar. No obstante, dado que somos seres aparentemente libres, podemos elegir tareas que nos sobrepasen para poder ampliar ciertos conocimientos pendientes. Recuerda: no existe la "casualidad". Todo es causal, motivado y consecuencia. Por tanto, lo que tengo hoy es fruto de lo que tuve ayer. En cuanto a los problemas de salud, más allá de la ciencia hay un enorme territorio que da respuestas más allá de la esperanza ciega. La cuestión es saber hacer la pregunta correcta. Felicidades por tu artículo y por la forma de encarar un reto de ese tamaño.

Anónimo dijo...

Actualmente me estoy recuperando de vitrectomia de mi ojo izquierdo Por tres anos estuve bajo observacion de mi oftaologo por una arruguita en mi ojo izquierdo con la Esperanza que desapareciera Hasta noviembre de 2012 despues de muchos estufios invluyendo angiograma mi dr me dijo necesitas cirugia de emergencia Asi fue vitrectomy laser y cerclage El post operatorio fue semtarme con la cabeza para abajo todo el tiempo En una silla que alquile Formia boca abajo Aun no Veo Espero resultados Mi dre dice Los ojos no se tocan menos frotarlos

Anónimo dijo...

Muchas gracias